Reconocer los síntomas de un ictus es muy importante, porque le tiempo de reacción en un evento como este puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte. Suena muy drástico, pero es la verdad.

Un Accidente Cerebro Vascular, comúnmente llamado ICTUS, es una interrupción o reducción del flujo de sangre que riega alguna parte del cerebro, de forma brusca y rápida. Esto hace que las células del cerebro, las neuronas, que no reciban de repente suficiente oxígeno y nutrientes, en poco minutos, comiencen a morir.

Por tanto, se trata de una urgencia médica, en la que el tiempo juega en nuestra contra.

Vamos a hablar de las posibles causas de un accidente cerebrovascular (ACV).ictus

En principio, la reducción del flujo sanguíneo al cerebro puede suceder por dos causas: Que se tapone un vaso y la sangre no pueda avanzar, o que se rompa un vaso y se produzca una hemorragia. En el primer caso hablaríamos de un Ictus isquémico y en el segundo de un Ictus hemorrágico.

  • ACV isquémico. Se produce una obstrucción o un estrechamiento en un vaso sanguíneo del cerebro. La zona del cerebro posterior se queda sin riego, o llega muy poquita cantidad de sangre. Entonces las células no reciben suficiente oxígeno y se produce una isquemia.

Si la causa ha sido un pequeño coágulo que viajaba por los vasos sanguíneos hasta llegar a un vaso más pequeño o estrecho donde se ha quedado atascado hablaríamos de ACV embólico.
Si la causa es un trombo que se produce en un vaso que se ha ido estrechando por acumulación de grasa o por otras afecciones de las arterias entonces sería un ACV trombótico.
El resultado es el mismo en los dos. Hay que solucionar el paso de la sangre de forma rápida para evitar que las neuronas mueran.

  • ACV hemorrágico. Se produce cuando un vaso se rompe. La sangre entonces no progresa desde la zona de la rotura y las zonas posteriores no reciben la sangre que necesita. Las causas de una rotura son variadas. Puede que haya debilidad en las arterias, por un aneurisma, una hipertensión arterial importante o un tratamiento con anticoagulantes (entre otras causas).

Al romperse el vaso se produce una hemorragia, intracraneal si se produce dentro del cerebro o subaracnoidea si se produce por fuera.

Vale, y ¿cuáles son los síntomas de un ictus y cuándo es necesario avisar al médico?

Hay muchos posibles síntomas diferentes que debemos saber distinguir.

  • Problemas para hablar. No te salen las palabras aunque las pienses, o no pronuncias correctamente.
  • Problemas para entender lo que te están diciendo.
  • Parálisis o debilidad o entumecimiento de las extremidades. Puede ser un pie, una mano o un lado entero del cuerpo.
  • Parálisis en la cara. Tuerces la boca al hablar o al sonreír solo mueves un lado de la cara.
  • Dolor intenso de cabeza, súbito e insoportable. Se distingue porque no se parece en nada a una cefalea habitual, aunque suelas sufrir migrañas importantes.
  • Pérdida de equilibrio o coordinación y mareo repentino.
  • Pérdida de visión de uno o ambos ojos.

Si sospechas que alguien puede estar sufriendo un ICTUS comprueba si puede moverse bien, si te puede hablar, si coordina movimientos, si tuerce la cara, si no pronuncia bien….y llama, inmediatamente al 112. Es un evento de urgencia y lo más importante es actuar rápido.

A veces el ACV es transitorio. Esto significa que la reducción del flujo se restablece sola en unos minutos y normalmente el daño es mínimo. Aun así es importante acudir al médico de inmediato, porque puede ser que se vuelva a repetir y que lo haga de forma más grave. Hay que identificar qué ha pasado, por qué y cómo tratarlo.

Hay factores de riesgo que tú puedes modificar, es decir que son responsabilidad tuya. Me pongo seria en este punto, porque siempre creemos que las cosas pasan porque sí, y que no es nuestra culpa, pero algunos problemas de salud, se podrían evitar o al menos reducir al máximo la posibilidad de que sucedieran, si fuéramos más conscientes y nos cuidáramos más. Así que atento:

  1. Evita el sobre peso. La circulación se enlentece y tienes más riego de coágulos y de placas de grasas en las arterias. Si necesitas ayuda acude a un nutricionista o endocrino. En Xtusalud tienes los mejores profesionales.
  2. No fumes. Debilita las arterias y engorda la sangre.
  3. Haz ejercicio. Mejora la circulación, el trabajo del corazón, reduce el peso y la acumulación de grasas y con ello el riesgo de ACV.
  4. El alcohol en exceso aumenta exponencialmente el riesgo de sufrir un ictus cardioembólico.
  5. Controla tus niveles de presión arterial, azúcar y colesterol. Es decir, cuida tu alimentación evitando el exceso de sal, azúcares y grasas.

Si tienes problemas cardíacos y/o antecedentes familiares de ICTUS deberás cuidarte un poco más y seguir todas las indicaciones de tus médicos.

Ahora ya sabrías distinguir un accidente cerebro vascular. Ante cualquier duda, llama a emergencias. Ellos te guiarán mejor que nadie.

Garantiza tu tranquilidad y la de tu familia con un seguro de salud, de vida o de decesos a tu medida.

Xtusalud y la de los tuyos.