Bueno. Según mi opinión, claro. Porque en nutrición y deporte TODO es opinable y rebatible, más aún en las redes sociales ¿Cierto?

Existen multitud de disciplinas deportivas que prometen grandes resultados e infinidad de dietas y consejos sobre nutrición que aseguran milagros a corto plazo. Pero mucho de lo que se dice sobre nutrición y deporte es absolutamente falso.

Hoy vamos a poner el énfasis en 10 grandes verdades sobre nutrición y deporte, para que aprendas a cuidarte en Xtusalud y a reducir los riesgos y peligros para tu salud.

Verdades verdaderas

  1. Hacer ejercicio no tiene que doler.

Una cosa es sentir cierta quemazón en el músculo y otra muy distinta es sentir dolor físico cuando estamos realizando un ejercicio. Las agujetas son normales, pero producen molestias, no dolor insoportable. Si te duele es posible que lo estés haciendo mal, o te hayas lesionado. No seas bruto.

  1. Para ejercitar el abdomen no sólo hay que hacer abdominales clásicos.

Si sólo realizas abdominales superiores, inferiores u oblicuos para fortalecer la zona abdominal, obtendrás más masa muscular, pero no un vientre liso. Para que de verdad toda la zona del core esté firme, dura y plana, combina ejercicio de musculación con aeróbicos, isométricos, isotónicos e hipopresivos.

Aprende, además, a controlar la respiración y ejercita la musculatura profunda. Deberás tener en cuenta diferentes cargas, velocidades y ángulos.

  1. Para aumentar el hierro en tu dieta no sólo debes comer espinacas.

Popeye tampoco era sincero. Contienen hierro, como las acelgas o las lentejas, pero es bueno combinar el hierro “no hemo” de alimentos vegetales como verduras, legumbres, cereales integrales o frutos secos y el “hierro hemo” de carnes, huevos o moluscos como los mejillones.

  1. Para “quemar grasas” no todos los ejercicios son igual de efectivos.

Existen programas más orientados  a movilizar la grasa localizada en las capas profundas, como los entrenamientos de alta intensidad HII o los entrenamientos por intervalos en los que el aumento y la disminución de fuerza e intensidad producen mayor quema de grasas. ¡¡A tope!!

  1. Las vitaminas no engordan.

Los nutrientes que producen energía son los hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas. Las vitaminas son indispensables para la vida porque intervienen en casi todos los procesos vitales pero de ellas no se obtiene energía.

  1. Beber líquido mientras se practica deporte no interfiere en el rendimiento.

Si no se aporta el líquido necesario, antes, durante y después del ejercicio, se contribuye a aumentar y acelerar la fatiga. La cantidad de líquido que deberás consumir, depende de muchos factores como tu sudoración, el clima o la intensidad del ejercicio, pero recuerda que en una hora de ejercicio moderado precisarás un aporte de unos 400 ml, repartidos en 100-150 cada 15 minutos.

  1. Los deportistas necesitan los hidratos de carbono.

Un deportista tiene un gasto energético elevado y por tanto necesita más combustible para realizarlo. Los carbohidratos complejos liberan energía poco a poco, pero durante un entrenamiento o prueba dura y para la recuperación posterior, los azúcares simples, proporcionan energía más rápida y suelen ser en general alimentos de más fácil digestión.

  1. El colesterol no es malo.

Se trata de una grasa necesaria, a partir de la cual se producen hormonas sexuales, corticoides, ácidos biliares, vitaminas… Es importante que haya un equilibrio entre el colesterol HDL que se elimina y el LDL que se acumula en el hígado y puede terminar produciendo problemas circulatorios.

  1. Para adelgazar no sólo basta hacer ejercicio.

Si aumenta el gasto energético, a igual ingesta de calorías se perderá peso. Sólo con régimen, tu pérdida de peso no será real y duradera. Para conseguir tu peso ideal combina una actividad deportiva regular y moderada, con un control de la ingesta y unos hábitos alimentarios saludables.

  1. El ejercicio tiene beneficios a nivel físico y psicológico.

Tonificas el cuerpo, mantienes el peso, tienes más resistencia y menos dolores generales, pero además la práctica regular de deporte ayuda a segregar endorfinas que te dan sensación de bienestar, consigues dormir mejor, aumentas tu autoestima y logras una visión más positiva y segura ante la vida.

Seguro que estas afirmaciones no te resultan nuevas, pero en nutrición y deporte cada día se producen novedosas evidencias que cambian nuestra visión de las cosas. Quédate tranquilo y pregunta todas tus dudas a un buen profesional médico.

Xtusalud y la de los tuyos.