Y qué molesto es ¿verdad? Es un dolor muy incómodo, que no te deja ni tragar saliva y que te hace realmente difícil realizar tus tareas diarias, porque es constante, punzante y desagradable.

Pero, ¿sabes por qué te duele la garganta?

Porque si no sabes realmente cuál es la causa, es muy posible que te equivoques en el remedio. Por eso hoy te voy a contar a qué causas puede deberse un dolor agudo de garganta y cuáles son los mejores tratamientos para cada caso.

El dolor de garganta más habitual, que cursa sin fiebre y sin mucosidad se denomina faringitis y es una irritación de la garganta producida, generalmente, por un virus. Puede ser la antesala de un señor resfriado, o quedarse en un dolor intenso de garganta. Además puede acompañarse de otros síntomas asociados como:

  • Picor o escozor en la garganta que empeora al tragar.
  • Dificultad para tragar sólidos (sensación de que la cavidad es más pequeña).
  • Ganglios inflamados en el cuello.
  • Amígdalas rojas e inflamadas.
  • Ronquera

Cuando el cuadro evoluciona hacia una gripe o un catarro, además se podrían observar otros síntomas como fiebre, tos, estornudos, dolor de cabeza, malestar general…etc.

Otras de las causas por las que puedes sufrir dolor de garganta son:

  • Una infección bacteriana (habitualmente la faringitis estreptocócica). El dolor es similar, pero además se suele acompañar de fiebre alta sostenida y de placas de pus en las amígdalas y una mayor afectación del estado general.
  • Una mononucleosis. Es una enfermedad vírica, causas por el virus Epstein-Barr que se acompaña igualmente de fiebre, inflamación de los ganglios, astenia, debilidad y aumento del bazo e incluso afectación hepática.
  • Sequedad ambiental. Si te despiertas con dolor de garganta, pero éste se pasa en cuanto bebes algo o desayunas, no tienes que preocuparte. Este dolor se debe generalmente a que dormimos con la boca abierta y se irrita la garganta de manera transitoria.
  • Alergias, por ejemplo al pelo de algunos animales, al polen o a los ácaros, que produce inflamación e irritación de garganta, aunque suele estar acompañada de moqueo y estornudos.
  • La contaminación ambiental, por el humo de coches o del tabaco, así como algunos alimentos muy picantes pueden producir dolor de garganta.
  • Reflujo gastroesofágico, que puede hacer que los ácidos del estómago lleguen al esófago e irriten las paredes produciendo picazón, ardor y dolor.
  • Tumores de faringe, de lengua o de laringe pueden manifestarse con molestias en la garganta, dolor al tragar o ronquera.
  • Hablar mucho en público, dar gritos o forzar la voz, puede producir dolor crónico de garganta. Es importante mantener siempre la faringe y laringe bien hidratada.

Si además de un dolor de garganta que no se pasa,  sufres dolor de oído, dificultad para abrir la boca, disnea o dificultad respiratoria, erupciones cutáneas, bultos en el cuello o cualquier otro síntoma que se salga de lo habitual o te preocupe, deberás llamar un profesional sanitario de confianza.

Vale. Ahora ya sabemos las posibles causas.

¿Y qué podemos hacer para aliviar esta fastidiosa molestia?

  • Nuestro primer impulso va a ser el tomar algo para quitar el dolor. Puede ser ácido acetil salicílico (en niños mejor no) o ibuprofeno o paracetamol. Cada persona está acostumbrada a uno de ellas más que a otro. Utiliza el que te venga mejor, pero sigue siempre las dosis indicadas. También puedes probar con infusiones que clamen el dolor de garganta o con complementos vitamínicos, aceites y plantas que encontrarás en nuestra tienda natural Xtusalud.
  • Evita el tabaco, que irrita las paredes de la garganta. Quizá es un buen momento para dejarlo, ¿verdad? En nuestra parafarmacia encontrarás productos que te ayudarán.
  • No tomes alimentos muy fríos. Las bebidas templadas te harán menos daño.
  • Toma alimentos suaves (sopas, purés, gelatinas, fruta asada, tortillas…) para que al tragar no veas las estrellas.
  • Puedes hacer gárgaras con agua templada con limón o con sal. Alivia un ratito.

A mí me va bien la amoxicilina. ¿Puedo tomarla?

¡¡Quieto parado!! Ahí te has colado.

Solamente en el caso de que no se pase el dolor en un par de días, o al menos mejore, tengas fiebre y malestar y vayas al médico y te vea que, efectivamente, tienes una infección bacteriana, NO DEBES, repito, NO DEBES, tomar antibiótico. Primero porque no te va a hacer nada. El antibiótico solo actúa contra bacterias no contra virus. Segundo porque si te acostumbras a tomar por tu cuenta antibiótico solo lograrás que cuando realmente lo necesites, tu cuerpo esté tan habituado que no te haga efecto.

A todos nos ha dolido alguna vez la garganta. Y normalmente se pasa en un par de días. Si no es así consúltalo. Y abrígate bien, que el invierno es largo. 😉

Xtusalud y la de los tuyos.