Mira que me gusta usar palabros raros, ¿eh? Bueno, sí que me gusta, porque es importante conocer los nuevos conceptos que aparecen en salud, bienestar o nutrición, para que luego no nos pillen por sorpresa.

Y farda mucho decir que conoces la kale, el romanescu, la chía o la espirulina.

¿Qué no sabes lo que es la espirulina? ¡Por favor!

¡Vamos a remediarlo inmediatamente!

La espirulina es una microalga, compuesta por un conjunto de bacterias unicelulares del género Arthrospira. Es por tanto una cianobacteria con forma espiral (de ahí le viene el nombre) y de color verde azulada, debido a varios pigmentos como la clorofila que le da el tono verdoso y la ficocianina que le daría el aspecto azulado. Se puede encontrar en aguas cálidas con poca salinidad.

Tiene un gran valor nutricional, por su concentración en nutrientes esenciales, por eso algunos insisten en denominarla “superalimento”. Ya os comenté hace algún tiempo, que realmente los superalimentos no existen o al menos no deberíamos considerarlos como tales, ya que aunque es verdad que algunos tienen una densidad nutricional mayor, no podemos alimentarnos sólo de un alimento, por lo que una dieta equilibrada y saludable siempre deberá estar compuesta por una combinación de varios alimentos, no solo de uno.

Pero sí, la espirulina debe ser la bomba, o eso al menos dice la ONU, que la ha incluido como complemento alimenticio para combatir la anemia y la malnutrición.

¿Cómo se toma la espirulina?

Se puede tomar en polvo, mezclada con otros alimentos o disuelta en agua y también se encuentra en tiendas naturales como Xtusalud y en parafarmacias en forma de grageas. La dosis recomendada para empezar es de 400-500 mg, máximo tres veces al día, preferiblemente con las comidas. De todas formas, como siempre te decimos, es mejor que consultes con un especialista, médico o nutricionista, antes de empezar a tomarla, por si en tu caso hubiera alguna contraindicación.

Es importante no pasarse de la dosis recomendada, porque debido a su gran poder depurativo puede producir molestias estomacales y dolor de cabeza. Es necesario tomar abundante agua mientras tomas este complemento y por supuesto acompañarlo de una dieta equilibrada, si no, estaremos haciendo el canelo.

¿Y por qué es tan buena la espirulina supuestamente?

Pues porque contiene proteínas de gran valor biológico (más que la carne) que se absorben en más de un 70%. Además es rica en antioxidantes, ácidos nucleicos, ácidos grasos, minerales y vitaminas.

¿Y eso qué significa para el organismo?

  • Sus pigmentos antioxidantes y su riqueza en hierro y ácido fólico, hace que sea un aliado contra la anemia, aumentando la hemoglobina y favoreciendo la producción de glóbulos rojos.
  • Fortalece el sistema inmunológico al favorecer la producción de anticuerpos.
  • Protege la salud ocular, gracias a su aporte en provitamina A y zeaxantina, carotenoides que protegen el cristalino ante la oxidación.
  • Mejora la salud capilar y de las uñas gracias a minerales como el zinc, a las proteínas y a las vitaminas del grupo B.
  • Ayuda a la recuperación tras un esfuerzo físico importante, por sus proteínas y su concentración de calcio y magnesio. Por eso lo utilizan como complemento muchos deportistas profesionales y la NASA la incluyó entre los complementos que toman los astronautas.
  • Mejora el tránsito intestinal favoreciendo además el mantenimiento de la flora intestinal. Pero por esa misma razón si te pasas en la dosis puedes tener diarreas y molestias intestinales.
  • Mantiene los niveles de azúcar en sangre.
  • Su aporte de clorofila ayuda a la dilatación de los vasos, lo que mejoraría la circulación sanguínea y la salud hepática.
  • Favorece el descanso porque contiene triptófano.

Aunque es rica en vitamina B12, ésta no se absorbe bien, así que si eres vegano y estás buscando un complemento alimenticio con B12, quizá la espirulina no sea la mejor opción. Pregunta a tu nutricionista.

No consumas espirulina durante el embarazo, sin consultarlo antes y tampoco se lo des a niños pequeños. Cuidado si sufres problemas de tiroides porque contiene yodo. Y si durante la toma sientes mareo, fiebre o cualquier otra molestia deja de tomarla y consulta con tu médico.

No hablamos de un medicamento, es tan solo un complemento y no hace milagros, ni cura ninguna enfermedad, y como he dicho antes, sin una dieta saludable, variada y equilibrada y unos buenos hábitos de vida no servirá absolutamente para nada.

Pero es indudable que es un alimento interesante así que ahora que sabes lo que es, puedes animarte a probarlo.

Xtusalud y la de los tuyos.