Covid-19. Estamos agobiados con el coronavirus. Para qué decir lo contrario. Nos bombardean a todas horas con el tema y realmente es preocupante.

El artículo que escribí hace más de un mes se ha quedado totalmente obsoleto, porque las cifras se han disparado y ya estamos inmersos en medidas muy severas y que posiblemente se endurezcan aún más.

Pero para que no panda el cúnico  😉 y no nos volvamos locos es necesario estar bien informados y por eso voy a intentar responderos, en la medida de mis posibilidades, a las dudas que os están surgiendo cada día y así tranquilizarnos todos y saber cómo actuar.

Covid-19: Preguntas frecuentes

  1. Dicen que es como una gripe. ¿Los síntomas entonces son iguales?

No. Son parecidos, pero casi más parecidos a un catarro fuerte que a una gripe. Es decir. No te van a doler las articulaciones, ni la cabeza te va a explotar. Y por otro lado es posible que no tengas mucha mucosidad.

Lo más frecuente es que aparezca fiebre, por encima de 38 grados, aunque eso varía mucho de una persona a otra. Tos seca y persistente y dolor intenso de garganta. La disnea, es decir, el ahogo o la dificultad respiratoria, aparecería cuando ya los pulmones están más afectados. En ese caso podría derivar en una neumonía.

Ten en cuenta que en muchos casos ni siquiera desarrollarás síntomas. Es decir. Podrías pasar la infección sin enterarte.

El período de incubación puede superar los quince días, pero en muchos casos los síntomas han aparecido apenas cuatro o cinco días después de haber sido contagiado.

  1. Tengo una enfermedad crónica. ¿Soy grupo de riesgo?

Depende de la enfermedad y de la gravedad de la misma. Las personas con enfermedades respiratorias o cardíacas SÍ son grupo de riesgo.

Si  tienes asma, bronquitis crónica, has tenido un infarto, sufres insuficiencia cardíaca, tienes una válvula reemplazada, eres hipertenso, padeces EPOC…puedes tener más problemas si enfermas por el coronavirus.

Pero si tienes diabetes o colon irritable o psoriasis o eres celíaco, por ejemplo, que son enfermedades crónicas también y están bien controladas no tienes por qué agobiarte. La sintomatología respiratoria no debería afectarte de forma más severa. Aun así, si enfermeras por el COVID-19 los médicos lo tendrían en cuenta.

Lógicamente tampoco es lo mismo una patología controlada en una persona joven, que en una persona mayor, que posiblemente tenga varias patologías asociadas.

  1. Mis hijos son pequeños ¿Tienen más riesgo?

Normalmente los niños son más vulnerables porque su sistema inmunológico aún está verde, pero en este caso parece que al virus no le gustan los niños y según todas las estadísticas la enfermedad pasa por ellos de forma muy leve.

Por supuesto, si tu hijo acaba de tener bronquiolitis o neumonía bacteriana estará más débil y podría enfermar de forma más grave. Pero en la mayoría de los casos los niños desarrollan un catarro muy somero o incluso pueden tener el virus y no desarrollar ningún síntoma.

Eso sí, son grandes vectores del Covid-19 porque tienden a tocarse continuamente, se chupan la mano, se rascan, se frotan los ojos…y no tienen aún pautas de higiene más allá de las que los adultos les obligamos a hacer.

  1. ¿Hay algún antibiótico eficaz que cure la enfermedad?

Es un VIRUS. Eso significa que los antibióticos le resbalan. Así se sencillo. No se cura con antibióticos. En realidad no se cura con nada. Como pasa con la gripe o el catarro. Es nuestro propio sistema inmunitario el que termina acabando con él. A veces tarda una semana y a veces tarda un mes.

Lo que hay son muchos medicamentos que pueden paliar los síntomas para hacernos sentir mejor: Antitérmicos para bajar la fiebre (como el paracetamol), analgésicos o antiinflamatorios para el dolor de garganta (tipo ibuprofeno), antitusivos para aliviar la tos…

Se están probando antivirales de muchos tipos que suelen dar buenos resultados, pero no curan de forma inmediata la enfermedad.

Yo te recomiendo empezar por el paracetamol, que es el más inocuo. Si los síntomas son claros y estás a la espera de saber si tienes coronavirus entonces los médicos que te atiendan te recomendarán algún otro fármaco según tu situación. Pero no conviene que te automediques porque al final puedes tener un problema mayor.

Ah! Y no hace falta ir como locos a terminar con las existencias de paracetamol a la farmacia. No hay riesgo de que se terminen. No al menos en la situación en la que estamos actualmente.

  1. El virus aguanta en la superficie. ¿Cuánto tiempo?

Este virus es resistente, más que otros. En la ropa puede aguantar unas ocho horas, en las superficies metálicas puede durar de dos a cinco días y en la madera o el vidrio hasta cuatro.

Parece ser que las superficies lisas son mejores para la supervivencia del virus, pero las superficies rugosas o con grietas o poros hacen que le virus se “ahogue” y desaparezca en los recovecos con mayor rapidez.

En el aire, los expertos afirman que puede durar al menos 30 minutos y desplazarse hasta tres o cuatro metros. Pero esto depende mucho de la temperatura, de la humedad y de la brisa.

  1. ¿Cómo se pasa el virus de una persona a otra?

El virus se traslada en las gotitas de saliva y mucosa que expulsamos al hablar, al toser y al estornudar. Esas gotas viajan por el aire y se depositan bien en la cara de la persona cercana o bien en su ropa o bien en las superficies que tocamos. No atraviesan la piel, es decir, van a entrar en el huésped nuevo bien por la nariz, por los ojos o por la boca. Por eso es tan importante tomar distancia al hablar y no toser ni estornudar sin taparse la boca.

  1. Vale, entonces ¿Cómo hay que hacerlo?

Siempre que tosas o estornudes hazlo tapándote con un pañuelo de papel. Tíralo a la papelera cada vez que lo uses. Nada de doblarlo en trozos y optimizar recursos. Si no tienes papel estornuda sobre el codo. Pero recuerda que el virus permanecerá horas en tu ropa.

Evita cuchichear al oído y tocarte la cara.

Pero la mejor recomendación que podemos hacer es:

“LÁVATE LAS MANOS”

coronavirus II interior

Todas las veces que sea necesario. Antes de salir y al entrar en casa. Cuando toques cualquier objeto en la calle o a cualquier persona. Es la mejor prevención.

  1. ¿Con qué me lavo las manos?

Con agua y jabón es suficiente. El virus tiene una capa lipídica (grasa) que lo protege. El jabón (mejor con agua templadita) o el alcohol lo que hacen es romper esa barrera y por eso destruyen el virus. El alcohol reseca mucho la piel, así que si tienes jabón neutro mejor. La lejía también desinfecta pero cuidado con pasarte con ella porque es abrasiva.Y no se te ocurra lavarte las manos con lejía, por favor.

  1. Y los objetos? ¿Cómo los lavo?

El agua y jabón también sirve. Y cualquier solución alcohólica antiséptica. La pones en un paño limpio y pasas las superficies con ella.

Secas con papel y después tiras el papel a la basura y el trapo a la lavadora. No compartas utensilios de comida, menos en la oficina.

  1. ¿Tengo que modificar hábitos?

Bueno, en situaciones de emergencia como esta, tenemos que ser más conscientes y claro que habrá que cambiar hábitos.

Evita el tabaco, porque afecta a las vías respiratorias y al sistema inmunológico y te hace más susceptible de enfermar, por coronavirus y por lo que sea.

Aliméntate sobre todo con verduras, hortalizas y frutas. Alimentos que te proporcionarán vitaminas y minerales, agua y fibra que fortalecerán tus defensas.

Evita los viajes y desplazamientos que no sean imprescindibles. Evita las concentraciones y aglomeraciones. Esto significa que no vayas a un bar a ver un partido que se juega a puerta cerrada, por ejemplo. ¿Entiendes la tontería que supone?

Cuida de las personas mayores y atiéndelas en su domicilio para que no se expongan a más riesgo de contagios.

Es posible que alguna cita médica no urgente sea atrasada. Es mejor así. Te evitar entrar en un centro médico con muchas gente.

Cambia la forma de saludarte. Puedes chocar los pies, hacer el saludo indio (How), o el japonés o el Tailandés. Cualquiera menos dar la mano o dos besos. Parece broma pero es importante. 😉

Pregunta a los profesionales si crees que puedes estar contagiado. Hay teléfonos habilitados para ello. NO acudas a un centro sanitario si no es por recomendación explícita del médico. En la mayoría de las ocasiones la reclusión en tu casa será suficiente.

Todos entendemos que las medidas restrictivas son fastidiosas. Que afectan a la economía y que suponen muchos inconvenientes. Pero debemos hacer caso de los que nos digan las autoridades, que solo quieren acabar con este problema lo antes posible y con el menor daño posible.

No minimicemos la gravedad. Ponerse serios no significa ponerse histéricos. Pero hay que ser responsables y cada uno tenemos nuestra cuota de culpa en esto.

Si te queda alguna duda ponte en contacto con tu médico, o consúltame e intentaré responder a tus preguntas.

Xtusalud y la de los tuyos.