Estos últimos días, las noticias nos están bombardeando con los datos preocupantes de la epidemia de coronavirus que se está produciendo en China. Ciudades en cuarentena con millones de personas que no pueden salir de sus domicilios, más de 43000 personas contagiadas, cientos en estado crítico y más de 1000 personas fallecidas hasta el momento.

Es como para preocuparse.

Pero… ¿sabemos de qué se trata? ¿Cómo se contagia y qué tratamiento tiene?

Según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Los coronavirus son una extensa familia de virus, algunos de los cuales puede ser causa de diversas enfermedades humanas, que van desde el resfriado común hasta el SRAS (síndrome respiratorio agudo severo). Los virus de esta familia también pueden causar varias enfermedades en los animales”.
Esta cepa de la que hablamos ahora “2019-nCoV” apareció en la ciudad china de Wuhan, en diciembre de 2019. Parece ser que el foco primario podría estar en un mercado donde se venden animales exóticos. El reservorio de este virus, como ya sucedió en anteriores epidemias se encuentra en el murciélago. De ahí, al parecer, pasaría a otro tipo de animales, como camellos o serpientes en este caso (que se vendían en el mercado de Wuhan) y de éstos últimos se traspasaría a los hombres. Por eso la OMS recomienda especial cuidado y protección en el contacto con animales y que se cocinen convenientemente todos los alimentos de origen animal.

Aunque gran parte de los coronavirus (que reciben ese nombre por el aspecto de halo que presentan) no son peligrosos y tienen un pronóstico bueno en los últimos años se han producido tres brotes epidémicos de mayor importancia.

  • SRAS-CoV: Síndrome respiratorio agudo severo, que se inició también en China en 2002 y produjo más de 700 muertes.
  • MERS-CoV: Síndrome respiratorio de Oriente Medio, que apareció en Arabia Saudí en 2012, más letal que el anterior con cerca de 800 pacientes fallecidos.
  • 2019n-CoV: El brote de la ciudad de Wuhan, que parece que se expande de forma similar pero, en principio, parece ser algo más leve.

El principal problema de este tipo de epidemias es que la movilidad geográfica actual y las conexiones entre países por todo tipo de medios de transporte, hace que el virus se pueda mover con gran facilidad por todo el planeta, pudiendo llegar a infectar a un número muy importante de personas.

Además el hemisferio norte está en invierno, por lo que se permanece más tiempo en lugares cerrados y el contagio puede multiplicarse exponencialmente.

¿Y cómo se contagia el coronavirus?

Además del contagio animal-persona, la OMS ha confirmado el contagio entre personas, a través de las gotitas que expulsamos al hablar, toser o estornudar. Como la mayoría de los virus que causan enfermedades respiratorias.

¿Y cuáles son los síntomas del coronavirus?

Los síntomas más habituales por una infección de coronavirus son:

  • Secreción nasal
  • Tos
  • Cefalea y dolor de garganta
  • Escalofríos y malestar general
  • Fatiga
  • Fiebre moderada
  • Disnea o dificultad respiratoria

Así vistos, estos síntomas no difieren en nada de los síntomas de cualquier gripe o resfriado, pero en el caso de esta última cepa pueden evolucionar rápidamente hacia una neumonía, sobre todo en personas con enfermedades respiratorias crónicas u otro tipo de enfermedades que les hagan más susceptibles.

Si se ha viajado recientemente a Asia, o se ha tenido contacto con personas que hayan viajado a esa zona, deberíamos consulta inmediatamente con un médico. Ten en cuenta que el período de incubación puede llegar a 10 días, desde el primer contacto hasta la aparición de los primeros síntomas.

¿Y cómo es el tratamiento?

Hablamos de un virus así que salvo que se produzca una sobreinfección por bacterias y el médico nos lo recete, NO se deben tomar antibióticos, porque no van a curar la enfermedad.

Tampoco existe ahora mismo una vacuna que prevenga esta infección.

Los médico recomiendan medidas para minimizar los síntomas como antivirales, antitérmicos, analgésicos para el dolor de cabeza y garganta…y sobre todo descanso y muchos líquidos.

No es broma, el descanso es esencial para reponernos de este tipo de virus y dejar a nuestro sistema inmunológico que haga su trabajo y los líquidos evitarán que nos deshidratemos si tenemos mucha fiebre y que seamos capaces de eliminar mejor la mucosidad. De este modo respiraremos mejor, toseremos menos y nos dolerá menos la cabeza y la garganta.

Como medidas preventivas para evitar el contagio se recomienda:

  • Taparse la boca con un pañuelo desechable cada vez que vayamos a toser, estornudar o sonarnos la nariz. En china las autoridades recomiendan el uso de mascarillas.
  • Lavarse las manos tras tocar a un paciente y siempre que tosamos o estornudemos.
  • Lavar concienzudamente los alimentos que vayamos a tomar crudos
  • Cocinar a temperatura adecuada los alimentos de origen animal (aunque en España no hay riesgo de que los animales de consumo estén infectados).
  • No acudir al trabajo hasta que no estemos mejor. Ir pa ná es tontería y vas a contagiar a todo quisqui. 😉

En el momento en el que las molestias empeoren, la dificultad para respirar sea evidente, notes dolor en el pecho o cualquier otro signo preocupante, avisa al médico para atajar la enfermedad cuanto antes.

Tenemos que estar tranquilos, las autoridades sanitarias mundiales han tomado cartas en el asunto. Además al parecer, esta cepa de coronavirus no parece producir neumonías tan graves como las de las cepas anteriores de las que hemos hablado, pero la OMS ha elevado el nivel de riesgo de contagio. Por eso, siempre es mejor prevenir.

Garantiza tu tranquilidad y la de tu familia con un seguro de salud, vida o decesos a tu medida.

Xtusalud y la de los tuyos.