Pero ¿qué me estás contando? ¿Comidas ligeras en Navidad? Es eso posible? Si ya, de perdidos al río, no?

Eso es lo que estaréis pensando. Porque total, además de las celebraciones especiales, tienes cena con la empresa, quedada de primos y comilona con amigos, así que ya mejor, si eso, en enero hablamos.

Pues no estoy de acuerdo.

Las Navidades en España comienzan oficialmente cuando les dan las vacaciones a los niños, y muchos adultos se reservan unos días, es decir, que empiezan hacia el 21 de diciembre, y duran hasta el 7 de enero. O sea, 17 días.

No me irás a decir que tienes plan esos 17 días, porque entonces en enero sí que tendremos que hablar, pero en el hospital.

Así que no me pongas excusas y vamos a planificar una serie de medidas, consejos e ideas sobre comidas ligeras, para que no eches por la borda en dos semanas lo que has conseguido en 11 meses (agosto no te lo cuento, que te conozco).

Escúchame, que son consejos útiles y sencillos:

  • No dejes los polvorones, mazapanes y demás en la mesa de la cocina. Porque cada vez que pases por delante te vas a comer uno. O, al menos ponte un límite (uno solo al día, o uno cada dos días…). Los días de celebración darás cuenta de ellos con más libertad. ¡Venga, que no es tan difícil!

Si necesitas ayuda para controlar el apetito o la ansiedad por comer en nuestra parafarmacia tienes productos que te ayudarán.

  • El día de Nochebuena y Nochevieja, al mediodía come de forma más ligera. Por ejemplo una ensalada con atún o huevo, para que sea completa y un lácteo. A media mañana y por la tarde toma una pieza de fruta, aunque sea un par de mandarinas. Así llegarás a la cena con menos ansia viva.
  • Bebe mucha agua. Más de la habitual. Por varias razones. Durante las celebraciones en las que bebes alcohol, si además bebes agua evitarás deshidratarte, que te duela la cabeza la mañana siguiente por la resaca y que la digestión sea más lenta. Además, el agua te ayuda a saciarte y por tanto comerás menos. A ver. No te pases tampoco, porque te puede sentar mal. El resto de días de NO celebración, el agua te va a ayudar a limpiar de toxinas tu organismo y a limpiar el intestino e ir al baño con regularidad.

Puedes tomar infusiones depurativas o diuréticas (cola de caballo, diete de león, tomillo…) si te resulta más agradable que el agua sola. En nuestra tienda natural Xtusalud las encuentras.

  • El día de Navidad, Año Nuevo y Reyes, no te saltes el desayuno, pero hazlo ligerito. La noche anterior ha sido larga y necesitas rehidratarte y darle un plus de vitaminas a tu cuerpo. Puedes tomar una pieza de fruta acuosa, como piña o kiwi y un lácteo, o una infusión, o simplemente un zumo natural de frutas (un zumo de tomate, de naranja de pomelo…), sin azucarar y sin colar, si no eres capaz de comer nada. A media mañana toma una fruta, o un yogur, o un poco de queso fresco, o unos palitos de zanahoria… Y agua.

  • El menú más saludable para los días en que no tengas celebración o quedadas varias, será un menú que se componga de verduras y proteína magra básicamente.

Puede ser un caldo de verduras, o de algas, o un puré de calabacín o calabaza, o una crema de puerros, o de champiñones o de espárragos, o tipo gazpacho, o unas verduras cocidas o al vapor (espinacas, acelgas, coliflor…). Las verduras aportan agua, vitaminas y minerales y son poco calóricas. En caliente sacian más y reconfortan, pero si te apetece puedes tomarlas en ensalada sin problema. Sobre todo al medio día. Por la noche los purés o caldos son más digestivos.

De proteína puedes tomar pollo o pavo a la plancha, o pescado hervido o al horno o en papillote, y por la noche un huevo cocido o en tortilla es buena opción. Si prefieres proteína vegetal, puedes añadir unas legumbres, semillas, frutos secos, quinoa, cereal…y convertir tu plato de verduras en un menú completo.

No te olvides de terminar con una fruta. Un extra de fibra para ayudar a tu metabolismo.

  • Restringe un poco los hidratos. Pan, pasta, arroz, patata. No son malos en absoluto, pero si los limitas la máximo reducirás las calorías, que es de lo que se trata en este momento. El pan puedes dejarlo para el desayuno y si es posible que sea integral. Por la fibra, que te ayudará a regular el tránsito intestinal y te saciará más. Las patatas o la pasta y el arroz (mejor integral), pueden ser una guarnición, pero esta semana solo un día.
  • Evita el alcohol todos los días que te sea posible. Aporta muchas calorías, te hincha, y te deshidrata. Déjalo para los momentos especiales o para brindar.
  • Olvida los postres dulces. No solo hablo de los de Navidad, que hemos quedado que los escondías ¿no?. Hablo de las natillas, flanes, cremas de chocolate…etc, que solo añadirán más grasas y más azúcares. Si quieres un lácteo toma un yogur natural, una cuajada o kéfir.. Y procura no añadir azúcar ni miel.
  • Deja la bollería por favor. Te diría que para siempre jamás, pero al menos en Navidad, olvídate de ella. No te hace ningún bien.
  • Ya sé que hace frío y que en muchos momentos apetecerá un plato más contundente, como un guiso o un cocido. Pero estamos intentando aligerar tus menús. Si tomas legumbres hazlo con verduras como plato único. Así estarás tomando proteína vegetal sin añadir demasiadas calorías.
  • Lo mismo te digo de los alimentos precocinados o ultraprocesados. Pizzas, congelados, burger, perritos, salsas, snacks… Con lo rico que se cocina en Navidad…¿De verdad necesitas la comida rápida? ¡Venga ya!

Por supuesto si tienes dudas, busca en Xtusalud al mejor endocrino o nutricionista o pide ayuda al profesional que necesites. Para eso estamos. Para ayudarte.

Disfruta de las fiestas en buena compañía sin perder las buenas costumbres y aprovecha estos consejos sobre comidas ligeras en Navidad.

Xtusalud y la de los tuyos