Blue Monday. Hace ya algunos años un psicólogo británico llamado Cliff Arnall, después de una sesuda investigación, aseguró que el tercer lunes de enero, es el día más triste del año. Lo curioso es que le hicieran caso.

Aunque bien pensado tampoco hay que ser un lumbreras para darse cuenta de que efectivamente es un lunes tremebundo.

¿Por qué digo esto?

  • Ya han pasado las Navidades, que aunque no a todo el mundo le entusiasmen son una época que se sale de la rutina y de la que puedes sacar algunos momentos buenos (se me nota que soy de las poco entusiastas).
  • Hace un frío del carajo, salvo que vivas en el Caribe o en Canarias, pero incluso para los caribeños y canariones seguro que hace “fresco”.
  • Llueve más de lo soportable, que no significa que sea más de lo recomendable, pero normalmente al cuarto día de lluvia estamos ya de un humor de perros.
  • Los días son cortos y oscuros, aunque realmente ya están empezando a alagarse, pero llevamos ya algunos meses de oscuridad y empezamos a estar hartos.
  • No tenemos un duro, porque nos lo hemos gastado todo en regalitos, cenas y salidas en Navidad. Otro motivo para odiarla, ja, ja.
  • Nos sobran dos kilos (eso con suerte) así que llevamos quince días a base de lechuga y eso amarga al más divertido.
  • La primavera está lejos, la Semana Santa también, el verano ni te digo y no hay una fiesta en el horizonte, así que la cuesta de enero se nos está haciendo más larga que el Tourmalet.
  • Los propósitos de Año Nuevo que te hiciste hace apenas veinte días (dejar de fumar, aprender inglés, ir al gimnasio…) ya has empezado a incumplirlos, lo que te produce una sensación de frustración tremenda.

Bueno, bueno que no es para tanto. Esto ha pasado desde que el mundo es mundo, y todos hemos superado el invierno mal que bien, y hemos llegado a la primavera sanos y salvos, ¿verdad? Lo que sucede es que cuando le ponemos nombre a las cosas, nos sentimos más conscientes de su existencia y como nos han dicho que hoy debemos estar tristes, pues nada, todos a llorar.

¡¡Ni hablar¡¡ Vamos a ponerle remedio a este tremendo blue monday.

Mi madre, cuando éramos pequeñas y volvíamos al cole el siete de enero (que ese sí que era blue, blue, monday o lo que tocase, pero muy blue), entraba a despertarnos y nos decía con voz de película de Disney: ¡¡Venga chicas, que este mes ya ni se cuenta, porque ya ha pasado una semana, febrero es cortito y en marzo llega la semana santa y descansamos. Así que prácticamente estamos en Abril que es mi cumple y en Mayo hay puente, por lo que no os vais a dar cuenta y estamos acabando los exámenes de Junio y a la playa!!!

Os lo prometo. Lo contaba así. Y aunque queríamos tirarle la almohada y llorar amargamente por mentar los exámenes finales, lo cierto es que funcionaba, y si algún día se le pasaba se lo pedíamos encarecidamente. Ahora lo hago yo con mis hijos, pero o lo hago mal o mis hijos son unos siesos, porque me miran como si estuviera loca.

¿Qué podemos hacer para salir del blue y volver al pink?

  • Cómprate algo bonito (y barato) en las rebajas. Cualquier cosilla te hará ilusión y te ayudará a evadirte de este día aciago.
  • Arréglate. Estar en pijama o sin afeitar o maquillar no te ayuda. Si te ves atractivo te sentirás mejor. En Promofarma tienes productos de belleza a un precio fantástico para que te pongas guapo y guapa.
  • Planea una salida con amigos o un finde. Aunque sea para dentro de un mes, da igual. El hecho de planear un plan divertido te ayudará a mejorar tu ánimo.
  • Haz algo de ejercicio. Baila, salta, corre, nada…lo que te guste más. Al segregar endorfina sentirás una sensación placentera que te liberará de la melancolía.
  • Come una onza de chocolate. (una, ¿eh?, que nos conocemos). Si es oscuro mejor. Contiene triptófano que es un neurotransmisor que te ayudará a descansar mejor.
  • Escucha música animada. No te vayas a poner una balada lacrimógena porque entonces habrás hecho un pan con unas tortas. Pon música de bailar y muévete un ratito en casa. Te olvidarás del día que es.
  • Sonríe. No sabemos si sonreír te hace sentirte mejor, o si al sentirte mejor sonríes más, pero lo cierto es que funciona. Y siempre que necesites ayuda pídesela a un profesional.

Busca los productos naturales en tu tienda Xtusalud para supervitaminarte y mineralizarte. Seguro que te encuentras con más energía y mejor ánimo.

Es el momento de garantizar tu bienestar y el de tu familia para aquellos momentos malos de verdad (no el Blue Monday que es en realidad una bobada). Quédate tranquilo con un seguro a tu medida.

Y recuerda:

La felicidad es una decisión que tenemos que tomar todos los días. Así que decídete!!!